De las intuiciones

La cuestión es interesante y sugerente. Si, como se dice, la epistemología aristotélica es empírica, entonces parece contradictorio que se conceda y afirme la posibilidad de un conocimiento inmediato ajeno a ella. Incluso, el riesgo de contradecir su propio principio de “no contradicción” parece aquí evidente. ¿Existe la posibilidad de una demostración ajena a la experiencia?, ¿puede ser la lógica (o las lógicas) misma independiente de toda causa y efecto experiencial? Mi duda sobre esto es seria. La divinización de ciertos entendimientos deviene rápidamente entelequia, como irrealidad. El silogismo, la lógica, sea del tipo que sea, pudiera ser siempre lenguaje, signo, representación, y precisamente bajo esta naturaleza límite sería siempre relativa a nuestros contenidos de experiencia en el mundo, en la cultura, de la vida, nuestra vida, o ¿sería posible o imaginable una imagen de la lógica no lingüística? Considero un esfuerzo inútil la ausencia de contenido, la pura abstracción. Rápidamente su realidad se torna, una vez más, lenguaje, y por ello, experiencia. El necesario afán de universalidad no parece excluir la realidad del suelo concreto del que surge y que constituye su meta universal; no parece excluir la realidad de su referencia de experiencia. El suelo firme del entendimiento puro, de la intuición de Aristóteles, se desvanece en lo concreto y real en que vivimos, y por el que vivimos. ¿Es real alguna lógica, algún entendimiento, sin lenguaje?, ¿algún lenguaje sin experiencia?, ¿alguna experiencia sin lenguaje? Se diría que permanece lo empírico, pero la cuestión sigue abierta.

Regalos filosóficos y psicológicos: unas últimas adquisiciones

Algunas lecturas filosóficas y psicológicas recomendadas.

Febrero 2017. Algunas de mis últimas adquisiones filosóficas y psicológicas.

¿Los habéis leído? ¿Qué os sugieren sus títulos?… Sigue leyendo

El «eterno retorno» y el «superhombre» de Nietzsche

El peso más pesado. Aforismo 341 de «La ciencia jovial (La gaya scienza)».

El más famoso aforismo de Nietzsche sobre el «etorno retorno». Tomada de Nietzsche, F. (2001). La ciencia jovial (La gaya scienza), Ed. G. Cano, Biblioteca Nueva, p. 327.

Se trata de dos conceptos diferentes, pero —como se comprobará— relacionados, de la filosofía de Nietzsche. Ambos se encuadran, convencionalmente, como pertenecientes y máximos representantes conceptuales de la fase o del periodo de «Zarathustra» —un tipo a mí simpático, que, sin ser el «superhombre», se nos presenta como su profeta, y lo hace desde una extraordinaria y sugestiva prosa lírica o poética de Nietzsche (1883-1885)—. Dado aquel vínculo, a continuación, os presento mi traducción de una posible definición válida de cada uno de estos conceptos.

Eterno retorno de lo Idéntico. Es la doctrina según la cual Sigue leyendo